sábado, 31 de mayo de 2014

HOLA AMIGOS

HOLA A TODOS:
SOLO PARA AGRADECERLES LA VISITA A MI BLOG.
LOS LINKS ESTÁN ESPLENDIDOS.
!QUE TENGAN BUEN DÍA!

jueves, 29 de mayo de 2014

RESUMEN EL SUPERZORRO

EL SUPERZORRO

1
Los tres granjeros
En un valle, existían tres granjas y allí tres granjeros bastante feos, llamados: Benito, Buñuelo y Bufón.
Bufón era gordo y criaba pollos.
Buñuelo era tripón y bajito, se dedicaba a criar patos. Tenía un genio malhumorado.
Benito era alto y muy flaquito, criaba pavos y cultivaba manzanas. Era el más listo de los tres.

2
Don zorro
Encima del valle había un bosque. Allí vivía don Zorro dentro de un árbol, que era su madriguera. Vivía con doña Zorra y sus cuatro crías.
Don Zorro se internaba en la granja de los granjeros para hurtar el animal que se le antojaba comer a su familia.
Los granjeros se enteraron de las trastadas de don Zorro y planearon atraparlo o matarlo de un balazo.
Pero don  Zorro era demasiado listo y no se dejaba atrapar.
Hicieron un primer intento y fallaron. Los tres estaban furiosos. Planificaron acorralarlo a la entrada de su madriguera, que lo conocía Benito.

3
La caza
Don Zorro salió de la madriguera en busca de patos para complacer el apetito de su esposa. Lo que no sabía don Zorro es que los tres granjeros le esperaban afuera listos cada uno con una escopeta cargada de cartuchos.
Don Zorro no percibió el olor de los granjeros pues el viento no estaba a su favor.
De pronto sintió que algo se movía, luego vio un brillo y dedujo que era una escopeta. Cierto, intempestivamente una ráfaga de balazos estalló a su alrededor, hiriéndole la cola.
Los granjeros maldijeron de no haberle dado y se propusieron cavar la madriguera con palas hasta encontrar al zorro y a toda su familia.

4
Las terribles palas
En la madriguera doña Zorra curaba la cola de su marido, quien se quejaba de que sería el único Zorro  sin rabo y que nunca más le crecería.
De improvisto un fuerte ruido se dejó oír por encima de la madriguera. El sonido aumentaba y se acercaba. Eran  las palas de los granjeros que cavaban para atraparlos.
¡Matarán a nuestros hijos! ¡Qué podemos hacer! Se alarmaba doña Zorra.
¡Eso nunca! Exclamó don Zorro.
Kraj, kraj, kraj, el ruido de las palas era cada vez mas fuerte.
Los zorritos se desesperaban y la mamá Zorra solo atinaba a abrazarlos sollozando.
A don Zorro se le ocurrió una gran idea, toda la familia se puso a cavar en sentido contrario a las palas y se internaron profundamente, donde los granjeros no pudieron alcanzarlos. Después de una hora, don Zorro y su familia estaban libres de peligro.

5
Los terribles tractores
Los granjeros seguían cavando hasta el amanecer y no conseguían ningún resultado favorable. Comenzaron a discutir de mala idea de cavar. Increpaban a Benito el haber sugerido una idea tan estúpida. A lo que  Benito contestó que no desmayaría hasta tener la piel del zorro en su azotea.
Se le ocurrió otra gran idea, utilizar tractores para cavar mas profundo y con mas rapidez. Dejaron a Bufón, con  escopeta en mano, cuidando que no escape el zorro. Se fueron a buscar las máquinas  con las cuales llegaron al poco rato y comenzaron a cavar comiéndose la tierra a grandes bocados.
La familia del zorro que descansaba tranquila fueron turbados por el espantoso sonido que producían los tractores, que al verlos quedaron horrorizados.

6
La carrera
Así empezó la carrera desesperada de los zorros por librarse de los enormes dientes de las máquinas. Después de una hora las máquinas se habían comido un gran trozo de la colina.
¡De prisa!, ¡de prisa!, no paréis. Gritaba doña zorra.
¡De prisa!, ¡de prisa! ¡Ya los tenemos!, gritaba Bufón.
Al mediodía, la carrera continuaba, no se rendían. La colina casi había desaparecido.
¡Prepárate zorrete! De esta no te escapas gritaban los granjeros. Los tres granjeros se habían vuelto locos. El hoyo que habían cavado parecía el cráter de un volcán.
La gente del pueblo se asomaba a la boca del cráter, se reían de estos tres chiflados.

7
¡No se escapará!
A las seis de la tarde estaban cansados de tanto ruido, tanta tierra y tanto trabajo sin lograr nada.
¿Y ahora que hacemos? Preguntó Bufón.
Hicieron un gran juramento de no regresar a sus granjas hasta no haber dado muerte al zorro.
El siguiente plan que propuso Benito, fue que esperarían hasta que el zorro y su familia mueran de hambre. Acamparían allí cerca y vigilarían el agujero día y noche. mandaron buscar carpas, sacos de dormir y una buena cena.

8
Los zorros pasan hambre
Las tres carpas rodeaban el túnel.
Bufón provocó a los zorros acercando pollo frito a la boca del túnel. Uno de los zorritos muerto de hambre, quiso subir a robarle el pollo al granjero a lo que el zorro dijo que eso es lo que quieren los granjeros que subamos para matarnos.
Solo quedaba esperar.
Al caer la noche Benito y Buñuelo encendieron las luces de los tractores e hicieron vigilia por turnos.
¿Pero que pasaría si los zorros cavan el túnel hasta el otro lado de la colina y huyen? Inquirió Benito. Tienes razón dijeron los otros dos.
Entonces hicieron un plan, convocarían a sus trabajadores que hacían un total de ciento ocho hombres y rodearon la colina para evitar que el zorro huya.

9
Don Zorro tiene un plan
Pasaron tres días y tres noches y todo continuaba igual, ni don Zorro ni los granjeros se daban por vencidos.
Los granjeros sospechaban que la familia zorro estaban en las últimas y en efecto era así. Los pequeños zorritos, clamaban por agua y por comida. La madre zorra desfallecía.
Don  Zorro tenía que tomar una decisión urgente, sino quería ver morir a su familia. Se le ocurrió una gran ayuda y pidió a sus hijos que le apoyaran a seguir cavando.

10
El supergallinero del granjero Bufón
Así lo hicieron y cavaron en una dirección que su padre Don Zorro les indicó.
Bien, muchachos esta vez nos dirigimos a un lugar muy especial, dijo don Zorro.
Cavaron durante largo rato. Luego, lentamente con mucha cautela, los zorros fueron abriendo un túnel hacia arriba. Subían y subían hasta que sus cabezas dieron con algo duro, unos tablones de madera que don Zorro destapó con cuidado. Salieron al exterior y qué maravilla era el gallinero de Bufón. Los zorritos estaban locos de alegría al ver tanta comida. Bebieron agua en el abrevadero. Don Zorro cogió tres hermosas gallinas por el pescuezo y las dejó listas para el gran festín que se iban a dar. Ordenó a si hijo mayor para qué llevase las gallinas a su madre para que las cocinase.

11
Doña Zorra se lleva una sorpresa
Corría de prisa el zorrito, para llevar el encargo a su madre. Ella dormía plácidamente para recuperarse y cuando vio a su no creía lo que veía, pensaba que era un sueño y volvió a dormirse. No es un sueño, mamá tócalo y veras que es cierto, le dijo el zorrito.
Doña Zorra no podía creer lo que sucedía, abrazó a su hijo, quien le contó a su madre la aventura de cómo cavaron el túnel hasta la granja del granjero Bufón. Y se pusieron a preparar un suculento banquete.
Mientras tanto don Zorro y sus dos pequeños zorritos seguían cavando.

12
Don Tejón
De pronto oyeron sobre sus cabezas una voz que decía: “Hmm… ¿quién anda por ahí?”
Miraron hacia arriba y distinguieron, los hocicos de su amigo el Tejón.
Después de saludarse se contaron las últimas noticias: allí arriba, decía el Tejón, se ha armado un tornado, el bosque está lleno de hombres con escopetas y las máquinas destruyen todo, estamos sin comida, muriéndonos de hambre. Y tenemos entendido que es por tu causa, Zorrete, amigo.
Lo siento, y es verdad. Pero voy a remediar  lo que causé.
¿Pero como? Replicó el Tejón.
Ayúdanos y verás que tu familia y todos nuestros  amigos gozaremos de un banquete jamás visto, al cual les invito. Ordenó al hijo del Tejón que vaya a comunicar a todos los animales subterráneos del gran banquete que les iba a ofrecer.

13
Buñuelo y su superalmacén
Con la ayuda del Tejón y sus poderosas zapas, el trabajo era mucho más  fácil. Cavaron a gran velocidad y pronto llegaron a la despensa del granjero Buñuelo. Era una enorme  habitación. Lo que sus ojos veían era tan maravilloso, que se habían quedado sin habla. Aquello era el paraíso de los zorros, de los tejones y de todo bicho viviente con buen apetito. En las paredes de la habitación se amontonaban hermosos patos, suculentos ganzos, de las vigas del techo colgaban tiernos jamones y deliciosos tocinos.
Con mucho cuidado a indicación de don Zorro cogieron lo necesario para el banquete. Sin dejar huellas ni rastro alguno que los delate  ante los granjeros. Don zorro ordenó a uno de sus zorritos para que llevase todo a doña Zorra y prepare el rico banquete para todos los invitados.

14
Las dudas de don Tejón
Lo que estamos haciendo es robar, increpó don Tejón.
Don Zorro explicó a su amigo: “Mi buen amigo. ¿Te das cuenta de lo que dices? Tus hijos se están muriendo de hambre y no piensas ayudarles. ¿Te das cuenta que los granjeros nos quieren matar?.Nosotros en cambio no queremos matarlos a ellos. Solo cogemos un poco de la comida que a ellos les sobra para salvar a nuestras familias. Don Tejón quedó mas tranquilo y siguió ayudando a su amigo don Zorro.
Llegaron a un lugar donde se toparon con una tapia. Don Zorro dedujo que era la habitación del granjero Benito.

15
Don Benito y su secreta sidra
Don zorro aflojó con sus uñas el cemento deteriorado de la tapia que impedía el ingreso a la habitación de Benito, los ladrillos se desprendían con facilidad, cediendo al poco rato y dejando entrar al zorro y sus acompañantes a la habitación codiciada. Una rata se les enfrentó reclamando que era su propiedad privada por haber llegado primero. Don zorro la ahuyentó amenazándole con comérsela como rata estofada.
Allí encontraron sidra fermentada de las mejores y se pusieron a beber por sorbos cada uno. En ese momento se oyó una voz de una mujer que los dejó muy asustados, quedándose helados y quietos como estatuas.

16
La criada
Era la criada quién bajó a la habitación. Don Zorro y sus acompañantes tuvieron que esconderse detrás de las garrafas de sidra inmediatamente para no ser descubiertos. La mujer se acercó al armario tan cerca que podían oír su respiración.
“¡Señora Benita!” gritó la criada. ¿Cuántas garrafas le subo esta vez?
“¡Sube dos o tres!” le contestó desde arriba su ama.
Estuvo a punto de descubrir a nuestros amigos, quienes se salvaron por un pelo  de ser descubiertos.
La criada subió llevando las garrafas de sidra, pero regresaría con veneno para matar ratas, pues decía que el lugar apestaba demasiado.
Don Zorro ordenó que rápidamente cada uno cogiera una garrafa de sidra y se fueran, no sin antes cerrar con mucho cuidado la tapia.

17
El gran banquete
Presurosos se condujeron por el túnel, con la boca hecha agua por disfrutar del tremendo banquete que les esperaba. Después de un largo trayecto llegaron.
Alrededor de una mesa se habían congregado hasta veintinueve animales:
Doña Zorra y tres zorritos; doña Tejona y tres tejoncitos; Don
Topo, su señora y cuatro topitos; don Conejo y señora, cinco conejitos; Don Comadreja y señora, seis comadrejitas.
En la mesa  se mostraban suculentos pollos, patos, jamón, tocino, dulces y tartas. Comieron con tanta hambre que el silencio reinaba solo se escuchaba el chasquido de los huesos en las fauces de los hambrientos comensales.
Don Tejón, brindó por el Zorro.
Doña Zorra elogió a su marido, diciendo…por algo le llaman el SUPERZORRO.
Finalmente Don Zorro dio su discurso entrecortado por dos eruptos.
Don Tejón y Don Topo, les ofrecieron vivir una vida subterránea sin problemas, ni persecuciones de los humanos. Así fue y vivieron  felices. El zorro se encargaría de “ir de compras” cada mañana.

18
La larga espera
En la boca del túnel los granjeros; Benito, Buñuelo y Bufón esperaban sentados, con sus escopetas listas para disparar.
Llovía, el agua les caía en el pescuezo, les mojaba la espalda hasta la planta de los pies.
No perdían las esperanzas de que salieran en busca de comida.
”¡No tardarán mucho en salir!” dijo Buñuelo.
“¡Deben estar muertos de hambre!” decía Bufón.
“¡Están a punto de salir!” animaba Benito.
Muy serios esperan hasta ahora.

RESUMEN DE LA OBRA CIEN AÑOS DE SOLEDAD

RESUMEN
Dos familias, la de los Buendía y los Iguarán, han acabado por dar luz a un muchacho con cola de iguana a fuerza de casarse entre sí. Úrsula Iguarán, recién casada con José Arcadio Buendía, se niega a que el matrimonio se consume por temor a que también les nazca un hijo con cola. Ello da pie a que Prudencio Aguilar eche en cara José Arcadio su poco valor. José Arcadio acaba matándole por su provocación, pero el muerto se le aparece constantemente.
Huyendo del fantasma del muerto, y al frente de un grupo de compañeros, José Arcadio llega a una aldea de apenas "veinte casas de barro y cañabrava construida a la orilla de un río" y se queda a vivir en ella. Esta aldea se llama Macondo, mítico escenario de ésta y otras obras del autor. El único contacto que sus habitantes tienen con el exterior lo constituyen las periódicas visitas de unos gitanos capitaneados por un tal Melquíades, que, además de conocer el sánscrito, introducen en Macondo el hielo y el imán.
El libro se inicia, precisamente cuando Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía, hijo de José Arcadio, recuerda aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo. Así comienza el libro, pero no la historia, que abarca, en realidad, cuatrocientos años y nos informa acerca de innumerables antepasados de José Arcadio y de su esposa Úrsula, revelando en su construcción, como gran parte de la narrativa hispanoamericana del momento, la influencia de Faulkner: su acción no avanza de manera cronológica, sino a brincos, por flashes que nos permiten conocer fragmentos de ella y sólo luego, al final, proporcionamos una visión global.
El suceso más antiguo relatado en la obra ocurre en 1573, en una casa de Riohacha asaltada por Francis Drake. Después del asalto del inglés, una antepasada de Úrsula, casada con un aragonés trasplantado a Colombia, se asusta tanto que comienza a sufrir pesadillas protagonizadas por el pirata penetrando con sus perros por las ventanas del dormitorio. Para ahuyentar las pesadillas, el matrimonio se traslade a una ranchería del interior, donde conocen a los Buendía, unos criollos cultivadores de tabaco.
Un tataranieto del criollo se casa con una tataranieta del aragonés, y a partir de entonces las familias no dejarán de mezclar su sangre a lo largo de los tres siglos siguientes, hasta llegar a los ya citados José Arcadio y Úrsula, que tienen tres hijos: José Arcadio, Aureliano y Amaranta. El viejo José Arcadio muere loco de tanto estudiar, atado a un árbol del patio, y tras su muerte cae lluvia de flores. No es éste el único momento mágico de la novela.
José Arcadio hijo se casa con Rebeca, una prima lejana, por lo que su madre, encolerizada por que teme que puedan tener hijos con cola de iguana, la echa de casa. Cuando José Arcadio aparece muerto, Rebeca se encierra en la casa donde vivirá con Arcadio, un hijo bastardo que José Arcadio ha tenido con Pilar Ternera, una mujer del pueblo que también le ha dado un hijo (José Aureliano) a su hermano Aureliano.
Antes de morir fusilado por liberal, este Arcadio tendrá tres hijos con Santa Sofía de la Piedad: Remedios, José Arcadio Segundo y su gemelo Aureliano Segundo. A Remedios, que es muy bonita pero no brilla por su inteligencia, le pasa lo mismo que a su tía abuela Amaranta: los hombres que a ella le gustan no la quieren, y los que la quieren no le gustan. Cuando muere, después de habérsele muerto todos los novios, sube al cielo.
Respecto a Aureliano, se casó con una hermosa niña llamada también Remedios, la cual muere de un mal embarazo antes de cumplir un año. Aureliano organiza un ejército del que se nombra coronel y se marcha a luchar contra los conservadores. En el transcurso de veinte años participará en treinta y dos guerras civiles, que perderá indefectiblemente debido a la tristeza que le embarga, por lo que al final, cansado, firma la paz y regresa a Macondo, donde pasa el tiempo confeccionando pescaditos de oro, lo mismo que hacía antes de casarse, que luego deshace como Penélope hacía con su tela. Ello no le impide tener diecisiete hijos, uno de los cuales, llamado también Aureliano, será quien lleve el tren a Macondo.
Aureliano Segundo se enamora de Fernanda, una mujer muy hermosa, reina de Madagascar, emparentada con los Duques de Alba, que aparece en Macondo durante el carnaval. A pesar de que ignora donde vive, Aureliano Segundo sale en su busca, la encuentra, se casan y viven felices en la casa de Úrsula, a pesar de que el matrimonio corre peligro de naufragar porque Aureliano mantiene relaciones extraconyugales con Petra Cocer; pero como ésta les abastece de ganado, Fernanda acepta el hecho sin pestañear. El matrimonio tiene tres hijos: Meme, José Arcadio Tercero (al que la vieja Ursula manda a estudiar a Roma para que llegue a ser Papa), y Amaranta Úrsula.
José Arcadio Segundo es nombrado capataz de una compañía platanera dirigida por extranjeros, e interviene en una huelga con tres mil compañeros que morirán ametrallados en la plaza de la estación de Macondo. Único superviviente de la matanza, hasta la muerte de su hermano gemelo vivirá encerrado en una habitación donde se encuentran varias docenas de bacinillas.
Comienza a llover, una lluvia que ha de durar cuatro años, y cuando deja de hacerlo el ganado proporcionado por Petra ha muerto y la casa se ha reblandecido. Lo poco que aún queda de ella lo derriba Aureliano Segundo buscando la hipotética fortuna de la vieja Úrsula. Los únicos a quienes el temporal no ha afectado son Aureliano Babilonia, bastardo de Meme, y Amaranta Úrsula, la hija menor de Fernanda. Al poco tiempo, muere Amaranta, que ha hecho un pacto con la muerte durante un concierto de Meme; después muere Rebeca y después Arcadio Segundo. El mismo día, su madre, tal como le había prometido, degüella a su gemelo, para evitar que le entierren vivo.
En la casa sólo quedan Aureliano Babilonia, el bastardo de Meme, al que Fernanda, avergonzada, ha ocultado, y Fernanda, que pasa el tiempo escribiendo a sus hijos todas las fantasías que se le ocurren. Sintiendo próxima la muerte, se viste de reina y muere con toda dignidad, tras haber escrito unas memorias que lega al estudiante de papa, que vuelve meses después a Macondo sin haber aprobado los estudios. Éste encuentra la fortuna de Úrsula y la gasta con un grupo de chiquillos, pero un día se enfada, los azota y los echa de la casa. Después de una supuesta reconciliación, los chiquillos lo ahogan en la bañera durante una de sus fiestas.
Aureliano Babilonia, que lee cuanto cae en sus manos, queda solo en la casa con Amaranta Úrsula, abandonada por su marido, un belga que sueña con el correo aéreo y que, aunque va a todos lados atado por un hilo de seda a la muñeca de su mujer, la deja para ir en busca de un avión perdido. Al quedar solos, Aureliano Babilonia y Amaranta Úrsula, que ignoran su parentesco, se enamoran y tienen un hijo, que nace con la consabida cola. Amaranta muere de una hemorragia y Aureliano se emborracha y es recogido en la calle por una antigua amante.
Cuando regresa por la mañana a su casa, las hormigas se han comido al niño. Al final, un ciclón se lleva la casa por los aires, mientras Aureliano lee en unos pergaminos del gitano Melquíades la historia de la familia y la profecía de que no durará más que el tiempo de su lectura: "antes de llegar al verso final ya había comprendido que no saldría jamás de ese cuarto, pues estaba previsto que la ciudad de los espejos (o espejismos) sería arrasada por el viento y desterrada de la memoria de los hombres en el instante en que Aureliano Babilonia acabara de descifrar los pergaminos, y que todo lo escrito en ellos era irrepetible desde siempre, porque las estirpes condenadas a cien años de soledad no tenían una segunda oportunidad sobre la tierra".
Macondo quiere ser sin duda un espejo de la realidad de cuanto ocurre no solamente en Colombia, sino en toda Sudamérica, que ha vivido en su soledad, aislada del resto del mundo, con el que sólo ha mantenido esporádicos contactos (los gitanos de Melquíades, que la conquistan a base de maravillas perfectamente comparables con los abalorios y chucherías de que siempre se sirvieron misioneros y conquistadores), pero todo esto tendría escaso valor si no contara con su extraordinaria fabulación, con toda esa magia que se confunde de continuo con la realidad, dando lugar a un mundo mítico creado mediante un lenguaje de gran fuerza expresiva.

miércoles, 28 de mayo de 2014

RESUMEN LA VENGANZA DE LA VACA


Resumen
Trata de la historia de unos amigos (de secundaria), hacía mucho tiempo que no se veían (Marcela, Leticia, Carlos, Manuel, Cristina).
Luego de unos días acordaron en reunirse en la casa del abuelo de Cristina en Las Vertientes.
Deciden hacer una caminata, entonces Cristina y Rafael comenzaron a relatar historias extrañas sobre las vacas, y todos quedan aterrorizados.
Por otra parte Rafael comenta que cuando recibió la carta de Cristina había una noticia sobre el chico que murió embestido por una vaca.
Después deciden que Marcela debía pagar por haber escrito la nota y habérsela dejado en el escritorio de la profesora. Entonces decidieron planear una trampa para asustar a Marcela y se terminara cayendo por las escaleras.
No siempre las cosas resultan como las esperamos, muchas veces pasa que un mínimo detalle que no tuvimos en cuenta o algo que no se había planeado anteriormente logre desencadenar hechos negativos. Pero a la hora de vengarse, las personas queremos ir más allá, por nuestra furia, y a veces nos pasamos del límite. Un ejemplo muy claro de esto es la medida que toman los personajes de la novela para vengarse.
La historia de esta atrapante novela me gustó mucho. Creo que de algún modo te ayuda a darte cuenta que lo mejor nunca es la venganza, porque puede traer consecuencias peores.
En consecuencia de ello, accidentalmente Marcela muere, y los chicos muertos de miedo sumen la culpa.

 Titulo:
La novela es llamada “La venganza de la vaca”, ya que una alumna, Marcela, no se lleva bien con Susana, la profesora de ingles, porque no la aprueba. Entonces Marcela le escribe en un papel “sos una vaca”. Los demás alumnos se llevaban muy bien con Susana y les molestó lo que Marcela hizo y por eso decidieron vengarse.

 Biografía del autor
Sergio Aguirre. Nació en Córdoba, Argentina, en 1961. Es escritor y psicólogo. Como psicólogo, tuvo a su cargo la coordinación del taller literario del Hospital Neuropsiquiatrico de su ciudad.
En 1996, ganó el primer premio del concurso "Memoria por los derechos humanos" con el cuento Los perros. Su primera novela, La venganza de la vaca, recibió el accésit del Premio Latinoamericano de Literatura Infantil y Juvenil Norma-Fundalectura en el año de 1998. Posteriormente, el Banco del Libro de Venezuela calificó como uno de los mejores libros a su novela Los vecinos mueren en las novelas. Su tercera novela se titula El misterio de Crantock. Como psicólogo, estuvo a cargo de la coordinación del Taller Literario del Hospital Neuropsiquiátrico de Córdoba. En los planes de estudio de colegios de varios países latinoamericanos figuran sus libros como parte del material de lectura obligatoria.

Obras;
-La venganza de la vaca. 1999
-Los vecinos mueren en las novelas. 2000
-El misterio de Crantock. 2004
-El hormiguero.

 Personajes
Marcela: Tenia 17 años, es la alumna que le escribió a Susana, la profesora de ingles, que era una vaca. Marcela no se llevaba bien con ella ya que Susana no la aprobaba. Al hacer eso sus compañeros, que querían mucho a la profesora, se enojan con ella y le hacen una trampa para vengarse, Marcela, al final de la historia, muere al caer por las escaleras.
Leticia: Tenia 17 años, fue la que primero se entero que Marcela había sido la que le había escrito la carta a la profesora, ya que era la que mejor relación tenia con Susana.
Rafael: Tenia 17 años, estaba de novio con Cristina. La madre, al principio de la novela muere. Los amigos y los familiares lo acompañan en el velatorio. Después de ese episodio, Rafael va a vivir un año al exterior, a Inglaterra.
Manuel: Tenia 17 años, es uno de los que forma parte de la venganza para Marcela, también es el que pensó gran parte de el.
Cristina: tenia 17 años, estaba de novia con Rafael. Con sus amigos se juntan bastante seguido en el campo que tiene.
 Susana: Era la profesora de ingles de Marcela y de sus compañeros. Era una buena persona y gorda, por eso Marcela le escribe lo que le escribió. Esta casada y tiene un hijo que se llamaba Nicolás que murió.
Nicolás: Era el hijo de Susana. Muere desnucado al intentar agarrar unas golosinas que estaban a una gran altura.

 El tiempo
Es la actualidad y el LUGAR: es una casa de campo en córdoba.
EL mensaje que nos deja el libro de Sergio Aguirre puede ser para mí que el propósito de la venganza de una vaca ya muerta   es establecer una justicia ya sea tarde o temprano por que el verdadero villano es el que miente por un crimen que cometió…que el que lo recibió por traición.

Conclusiones
Este libro habla sobre como su título lo dice una vaca que se quiere vengar de distintas maneras. El autor Sergio Aguirre quiere expresar pues para mí algo que quisiera que le pasara o que le paso en su vida.


domingo, 25 de mayo de 2014

RESUMEN: "LA CASA MALDITA"

LA CASA MALDITA
(RESUMEN)

CAPITULO 1
Se trata de un antiguo caserón construido que con el tiempo se fue cubriendo de malezas.
Quienes ocasionalmente andaban cerca a la casa afirmaban haber visto movimientos raros de siluetas en el segundo piso.
Se decía que allí seguía viviendo la familia Vanderruil, que había morado en la casa hace 60 años.
Un niño de once años con su amiguita se les ocurrió investigar la casa. El niño se llamaba Aldo Oswaldo Basualdo.

CAPITULO 2
Los niños alistaron todo para realizar la investigación , llevaban fósforos, una gomera y una bolsa con piedras. Pedalearon en sus bicicletas hasta llegar cerca a la casa, ocultaron las bicicletas y subieron a una loma a observar la casa.
El miedo los embargaba de sobremanera. Irene propuso regresarse, pero Matías Elias la retuvo, obligándola a quedarse.
Entraron, todo estaba cubierto de telarañas y espesas capas de polvo. Observaron magnetizados dos cuadros que vieron en el interior de la casa.
De pronto escucharon unos ruidos en el segundo piso y temblaron de pavor.

CAPITULO 3
Salieron a la calle y todo estaba totalmente transformado, las calles, las veredas, estaban diferentes, las casas no estaban en el lugar de siempre.
Irene dijo que quería regresar a casa. Dudaron un poco si encontrarían su casa, pero al fin decidieron ir.
Al llegar encontraron que la casa lucia diferente. Salió una señora como de unos 30 años, no puede ser, era la abuela de Irene, cuarenta años menos.
Irene preguntó por su madre, pero solo encontró a una niña, que resultó ser su madre.
Habían retrocedido en el tiempo.

CAPITULO 4
Tenían hambre y entraron en donde antes había una estación de servicio. En su lugar había una cantina. El cantinero se burló de los niños.
Luego escucharon la conversación de unos ancianos que relataban la muerte de la familia que  habitó la casa maldita.

CAPITULO 5
Los niños siguieron a los ancianos, para indagar que planeaban.
Se enteraron que esperaban a alguien que vendría pronto a traerles algo. Esperaron mucho rato, hasta que llegó y pudieron ver admirados que lo que traía era el baúl que ellos encontraron en la casa maldita.



CAPITULO 6
Ya en una casucha los ancianos, sacaron una carta que venía junto con el baúl y uno de ellos lo leyó. Eran las instrucciones de manejo del baúl. Era un artefacto que permitía viajar en el tiempo, ya sea al pasado o al futuro, y a la ciudad o país que uno elija en un mapa.
Los niños se dieron cuenta que accidentalmente habían permitido que el baúl los trasladarse en el mismo lugar retrocediendo 40 años.

CAPITULO 7
El plan de los ancianos era usar el baúl para retroceder en el tiempo e ir al encuentro de su familia uno y el otro era viajar al futuro, al año 2000. Ya se imaginaba todo lo que encontraría.
Cuando desaparecieron los niños se decidieron a usar el baúl para regresar a su época. Para ello debían buscar a alguien con un reloj para controlar exactamente los minutos.

CAPITULO 8
Liborio Riolobos, fue el niño que aceptó o creyó que estos dos chicos hacían un experimento y que consistía en dar vueltas alrededor del baúl,  darle unos golpes y meterse una determinada cantidad de tiempo. Así lo hicieron, pero el niño al abrir el baúl no encontró a nadie. Pensó que se volvieron invisibles e hizo el mismo procedimiento para también el convertirse en invisible, según lo que creía.

CAPITULO 9
Matías e Irene, por la mala cuenta de Liborio fueron trasladados al año 1989, un año antes y tuvieron que soportar de nuevo a la profesora cocodrillo, volvieron a cursar el sexto grado. Que crueldad del destino.
Para su mayor admiración al frente al lado de la pizarra se encontraba Liborio, quien fue interrogado por la profesora.
Matías lo tuvo que jalar de los brazos y conducirlo hacia el patio, fueron seguidos por Irene.
Liborio no entendía que hacía en un lugar desconocido y en una época desconocida para él. Estaba 40 años en el futuro.
Matías le dijo que esperara la salida, allí le solucionarían su problema.

Liborio se distrajo en la calle, observando una enorme caja que transmitía imágenes a colores, parecía un cinematógrafo.

RESUMEN "MALDITA MATEMÁTICA"

MALDITA MATEMÁTICA


CAPITULO I
LAS MATEMÁTICAS NO SIRVEN PARA NADA
—¡Malditas matemáticas! ¿Por qué tengo que perder el tiempo con estas ridiculas cuentas en vez de jugar o leer un buen libro de aventuras? —se quejó en voz alta—. ¡Las matemáticas no sirven para nada! Decía Lucía.
Al instante de detrás de un libro salió un curioso personaje: era un individuo larguirucho, de rostro melancólico y vestido a la antigua.
—¿He oído bien, jovencita? ¿Acabas de decir que las matemáticas no sirven para nada? —preguntó entonces el hombre con expresión preocupada.
—Pues sí, eso he dicho. ¿Y tú quién eres?
El hombrecito le explicó que era un matemático y también un poeta.
Le dio argumentos claros de que la matemática si sirve, como por ejemplo le preguntó su edad y ella dijo 11. El hombrecito le dio a entender que el que utilizara el 11 para su edad era parte de la matemática.


CAPITULO II
EL CUENTO DE LA CUENTA
El hombrecito le empezó a contar la siguiente historia:
—Había una vez, hace mucho tiempo, un pastor que solamente tenía una oveja —empezó el hombre—. Como sólo tenía una, no necesitaba contarla: si la veía, es que la oveja estaba allí; si no la veía, es que no estaba, y entonces iba a buscarla... Al cabo de un tiempo, el pastor consiguió otra oveja. La cosa ya era más complicada, pues unas veces las veía a ambas, otras veces sólo veía una, y otras ninguna.
—Ya sé cómo sigue la historia —lo interrumpió Alicia—. Luego el pastor tuvo tres ovejas, luego cuatro..., y si seguimos contando más ovejas me quedaré dormida.
Mediante este ejemplo le explicó como surgió el sistema de numeración decimal posicional y la importancia en la vida diaria.
A simple vista parecía tan fácil para Alicia, pero este conocimiento constituye un gran avance en la historia de la matemática en sus orígenes.

CAPITULO III
EL AGUJERO DE GUSANO
Alicia le pidió que le cuente otro cuento.
—Puedo hacer algo mejor que contarte otro cuento: te invito a dar un paseo por el País de los Números.
—¿Está muy lejos?
—Aquí mismo. Sígueme.
La condujo a un agujero horadado del espacio-tiempo igual que los túneles que excavan las lombrices que horadan la tierra. El matemático saltó al agujero y Alicia por curiosidad y nada de miedo lo siguió sin querer.

CAPITULO IV
EL PAÍS DE LOS NÚMEROS
El pasadizo llevaba al más hermoso jardín que Alicia jamás había visto. Rodeada de alegres flores y arrullada por el rumor de las frescas fuentes, sintió una alegría tan intensa que casi se le saltaron las lágrimas.
—¡Yo conozco este sitio! —exclamó entonces la niña—. ¡Es el País de las Maravillas de Alicia!
—No exactamente, pero se le parece bastante
—dijo el hombre a su lado—, del mismo modo que tú no eres la misma Alicia, pero te pareces mucho a ella.
Entraron en el país de los números. Allí se encontraron con la reina de corazones que eras muy déspota y la quizo convertir su sirvienta, a lo que Alicia no aceptó.
Aquí el autor le explica como surgen los números pares 2n, los impares 2n+1 y que los números primos no siguen reglas.

CAPITULO V
LA CRIBA DE ERATÓSTENES
Aquí el autor le explica a Alicia como formar la Criba eliminando números, empieza por todos los números pares menos el 2. Luego marcaron el 3 y eliminaron todos los múltiplos de 3. El 4 ya está eliminado, pasaron al 5 y eliminaron todos los múltiplos de 5. Obviamos el 6 por que ya está eliminado y también sus múltiplos. Pasamos al 7 lo tachamos y eliminamos todos sus múltiplos. Y así tacharon los cien primeros números primos.


CAPITULO VI
EL LABERINTO
Vieron un conejo introducirse en un laberinto —¡Vamos tras él! —exclamó Alicia sin saber muy bien por qué, y corrió hacia la estrecha hendidura vertical que daba acceso al laberinto, por la que el Conejo Blanco acababa de desaparecer. Charlie la siguió sonriendo enigmáticamente. El escritor le explicó que hay una rama poco conocida y muy interesante de las matemáticas, llamada topología, que estudia las propiedades generales de todo tipo de figuras, sin dar importancia al tamaño o a la forma de esas figuras, sino sólo a la manera en que se conectan entre sí sus diversas partes.

CAPITULO VII
EL MONSTRUO DEL LABERINTO
Durante un buen rato dieron vueltas y más vueltas por el tortuoso laberinto, sin que Alicia apartara nunca la mano de la tupida pared vegetal.
De pronto se oyó un horrísono mugido-rugido que hizo que la niña se detuviera en seco.
—¿Qué ha sido eso? —preguntó alarmada.
—El horrísono mugido-rugido del monstruo del laberinto, supongo —contestó Charlie.
—¿Cómo es ese monstruo? —preguntó Alicia con cierta aprensión mientras reanudaban la marcha.
Era un minotauro. El laberitno pertenecía a este ser y junto a el vivía una minovaca.
Con esta última tuvo un encuentro y la niña se portó como siempre desafiante y poco sumisa. La minovaca se enojó y para levantar el castigo que le iba imponer le dijo, te haré una prueba de ignorancia y si la superas te dejaré marchar.
—No sé nada de mates, ni ganas —dijo Alicia desafiante, aunque sin salir de detrás de Charlie.
—Bien, hoy mmme siento generosa. Te haré una prueba de ignorancia, y si la superas te dejaré mmmarchar.
—No se puede hacer una prueba de ignorancia
—objetó la niña.
—Pues yo sé muy bien lo que no sé —aseguró
Alicia con aplomo.
—Vammmos a verlo. Dice tu amigo que no te sabes la tabla de muuultiplicar.
—Entera, no. Ni me la pienso aprender. Primero
te dicen que las mates son cosa de razonar y no de empollar, y luego pretenden que te aprendas de memoria un montón de multiplicaciones.
La minovaca le enseñó a multiplicar.
  
CAPITULO VIII
EL DESIERTO DE TRIGO
Mientras seguían avanzando por el intrincado
laberinto, Alicia le preguntó a Charlie:
—¿Por qué el Cero le tenía tanto miedo a la Minovaca? En el fondo, es inofensiva.
—Para nosotros, tal vez; pero ten en cuenta que los naipes son de cartulina y que las vacas comen papel, pues está hecho de celulosa, igual que la hierba.
Al cabo de un rato, la niña se dio cuenta de que el suelo del laberinto empezaba a cubrirse de una fina gravilla.
—¡Es trigo! ¡El suelo está alfombrado de granos de trigo! salieron a una inmensa y ondulada extensión amarillenta, un deslumbrante desierto que parecía no tener fin. Sólo que no era un desierto de arena, sino de trigo.
Aquí le enseñó a la niña a contar y sumar grandes cantidades
—¡Ya lo veo! Cada número es la suma de todos los anteriores más uno.

CAPITULO IX
UN BOSQUE DE NÚMEROS
Sentados sobre la alfombra con las piernas cruzadas, Alicia y Charlie se deslizaban por la suave pendiente.
Poco después llegaron a un extraño bosque cuyos árboles, sin hojas y con las ramas hacia arriba, más bien parecían caprichosos candelabros de distintas alturas y número de brazos.
Algunos no medían más de dos metros, y otros eran altísimos, con varios niveles de brazos que se ramificaban de manera curiosamente homogénea.
Con las ramas de los árboles le explicó nuevamente el origen de sistema decimal y de los números primos.
Luego sin proponérselo, había descubierto la fórmula que expresa la suma de los miembros de una progresión aritmética.
  
CAPITULO X
EL TÉ DE LOS CINCO
El Sombrerero Loco y sus amigos están tomando el té de las cinco —comentó Charlie—. Lo cual no tiene nada de extraño, pues lo toman a todas horas. Y, efectivamente, siguieron avanzando por la diagonal del bosque de números y poco tiempo después vieron al Sombrerero y la Liebre de Marzo tomando el té en una mesa dispuesta bajo un árbol. Entre ellos, el Lirón dormía profundamente.
El Sombrerero se sacó una brocha de un bolsillo, la mojó en un tarro de melaza y trazó sobre el blanco mantel las tres cifras a gran tamaño; luego, con un lápiz diminuto, escribió «centenas», «decenas» y «unidades» debajo de las cifras correspondientes.
Le explicaron el origen de las décimas, centésimas y milésimas.

CAPITULO XI
LA SONRISA ENIGMÁTICA
Se refiere a la sonrisa enigmática que apareció flotando en el aire, a un par de metros por encima de la mesa.
—¡Qué cosa tan rara! —exclamó Alicia—. He visto muchas caras sin sonrisa, pero es la primera vez que veo una sonrisa sin cara.
Efectivamente, y eso era lo más enigmático, la sonrisa estaba sola: una boca de aguzados dientes
sin nada detrás ni alrededor.
—No es tan raro ver sonrisas sin cara —replicó la boca flotante—. ¿Nunca has estado en un túnel lleno de negros alegres? Sólo se ven las sonrisas.
En este apartado le explicó sobre la unidades de masa, peso, volumen, el kilo, el litro

CAPITULO XII
EL CUADRADO MÁGICO
Alicia y Charlie continuaron adentrándose en el bosque, siguiendo siempre la diagonal del gran cuadrado de números arborescentes.
Bajo el 651 (de cuyo tronco salían tres ramas, cada una de las cuales se dividía en siete, que a su vez se subdividían en treinta y una), vieron una gran tortuga con un extraño dibujo en el caparazón.
Pero al darse cuenta de que alguien se acercaba, el quelonio se escabulló con una rapidez impropia de los de su especie.
Divisaron una tortuga con los signos de su caparazón que representan los números
del 1 al 9 mediante puntos blancos y negros, y componen un cuadrado mágico.


viernes, 17 de mayo de 2013

ANÁLISIS LITERARIO TODAS LAS SANGRES DE JOSE MARIA ARGUEDAS


INDICE



ANALISIS LITERARIO

“TODAS LAS SANGRES”


Nació el 18 de enero de 1911 – murió en .Lima, 2 de diciembre de 1969



Después de realizar sus estudios secundarios en Ica, Huancayo y Lima, ingresó en 1931 a la Facultad de Letras de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos de Lima para estudiar Literatura. Entre 1932 y 1937 trabajó como auxiliar de la Administración Central de Correos de Lima, pero perdió el puesto al ser apresado por participar en una manifestación estudiantil a favor de la República Española.
Después de permanecer alrededor de un año en la prisión El Sexto, fue nombrado profesor de castellano y geografía en Sicuani, en el departamento de Cuzco, cargo en que descubrió su vocación de etnólogo. En octubre de 1941 fue agregado al Ministerio de Educación para colaborar en la reforma de los planes de estudios secundarios. Tras representar al profesorado peruano en el Congreso Indigenista Interamericano de Patzcuaro (1942), reasumió su labor de profesor de castellano en los colegios nacionales Alfonso Ugarte, Nuestra Señora de Guadalupe y Mariano Melgar de Lima, hasta que en 1949 fue cesado por considerársele comunista.


La producción intelectual de Arguedas es bastante amplia y comprende unos 400 escritos, entre creaciones literarias (novelas y cuentos), traducciones de poesías y cuentos quechuas al español, trabajos monográficos, ensayos y artículos sobre el idioma quechua, la mitología prehispánica, el folclore y la educación popular, entre otros aspectos de la cultura peruana. La circunstancia especial de haberse educado dentro de dos tradiciones culturales, la occidental y la indígena, unido a una delicada sensibilidad, le permitieron comprender y describir como ningún otro intelectual peruano la compleja realidad del indio nativo, con la que se identificó de una manera intensa. En Arguedas, la labor del literato y del etnólogo no está nunca totalmente disociadas; incluso, en sus estudios más académicos encontramos el mismo lenguaje lírico que en sus narraciones.
La importancia fundamental de este escritor ha sido reconocida por críticos y colegas peruanos suyos como Mario Vargas Llosa, quien llegó a dedicarle a su obra el libro de ensayos titulado "La utopía arcaica". También Alfredo Bryce Echenique ha colocado las obras de Arguedas entre los libros de su vida. Con el paso de los años, la obra de Arguedas ha venido cobrando mayor relieve, pese a que todavía es poco conocido fuera del Perú.

Novelas y cuentos

Aunque no fue diestro en el manejo de las técnicas narrativas modernas, su literatura (basada especialmente en las descripciones) supo comunicar con gran intensidad la esencia de la cultura y el paisaje andinos.
A continuación, una lista de sus creaciones literarias en prosa:
Recopilaciones póstumas:
  • 1972 - El forastero y otros cuentos (Montevideo, Sandino). Contiene «El barranco», «Orovilca», «Hijo solo» y «El forastero».
  • 1972 - Páginas escogidas (Lima, Editorial Universo S.A.). Selección de la obra de Arguedas, editada por Emilio Adolfo Westphalen.
  • 1973 - Cuentos olvidados (Lima, Ediciones Imágenes y Letras). Compilación de cuentos perdidos en periódicos y revistas de los años 1934 y 1935, edición y notas de José Luis Rouillon.
  • 1974 - Relatos completos (Buenos Aires, Editorial Losada). Contiene los siguientes importantes relatos: «Agua», «Los escoleros», «Warma kuyay», «El barranco», Diamantes y pedernales, «Orovilca», «La muerte de los Arango», «Hijo solo», La agonía de Rasu Ñiti, El sueño del pongo, «El horno viejo», «La huerta», «El ayla» y «Don Antonio».

Poesía

Escritos primero en quechua, y luego traducidos al español por el mismo autor, los poemas de Arguedas asumen conscientemente la tradición de la poesía quechua, antigua y moderna, convalidan la visión del mundo que la anima, revitalizando sus mitos esenciales y condensan en un solo movimiento la protesta social y la reivindicación cultural.
  • 1962 - Túpac Amaru Kamaq taytanchisman. Haylli-taki. A nuestro padre creador Túpac Amaru. Himno-canción.
  • 1966 - Oda al jet.
  • 1969 - Qollana Vietnam Llaqtaman / Al pueblo excelso de Vietnam.
  • 1972Katatay y otros poemas. Huc jayllikunapas. Poemas en versiones quechua y española. Publicado póstumamente por Sybila Arredondo de Arguedas.

Estudios etnológicos, antropológicos y del folclore [editar]

Estos conforman la mayor parte de su producción escrita (solo un 12 % de esta corresponde a su narrativa).
  • 1938 - Canto kechwa. Con un ensayo sobre la capacidad de creación artística del pueblo indio y mestizo. Edición bilingüe preparada en la prisión.
  • 1947 - Mitos, leyendas y cuentos peruanos. Recogidos por los maestros del país y editados en colaboración con Francisco Izquierdo Ríos.
  • 1949 - Canciones y cuentos del pueblo quechua.
  • 1953 - Cuentos mágico-realistas y canciones de fiestas tradicionales - Folclor del valle del Mantaro.
  • 1956 - Puquio, una cultura en proceso de cambio.
  • 1957 - Estudio etnográfico de la feria de Huancayo.
  • 1957 - Evolución de las comunidades indígenas. Premio Nacional Fomento a la Cultura Javier Prado en 1958.
  • 1958 - El arte popular religioso y la cultura mestiza.
  • 1961 - Cuentos mágico-religiosos quechuas de Lucanamarca.
  • 1966 - Poesía quechua.
  • 1966 - Dioses y Hombres de Huarochirí. Hermosa traducción directa al castellano, de los mitos de la creación del mundo de la recopilación hecha por el sacerdote cuzqueño Francisco de Ávila a fines del siglo XVI, en la provincia de Huarochirí.
  • 1968 - Las comunidades de España y del Perú.
  • 1975 - Señores e indios - Acerca de la cultura quechua. Compilación de Ángel Rama.
  • 1976 - Formación de una cultura nacional indoamericana. Compilación debida a Ángel Rama y cuyo título «busca interpretar... una preocupación central de Arguedas».

Edición de obras completas

En 1983 la editorial Horizonte de Lima editó las obras completas de José María Arguedas en cinco tomos, compilada por Sybila Arredondo de Arguedas, viuda del escritor.





Al recorrer los títulos que componen la obra de Arguedas se comprueba que este es un interés connatural a ella; no hay ninguna novela o cuento de este escritor que escape a su postura vital, la de alguien que comparte la cultura y lengua de los indígenas peruanos, pero que además siente en carne propia sus problemas y exclusión. Así, Yawar FiestaLos Ríos Profundos o, esta novela,Todas las Sangres, coinciden en el planteamiento de una situación social, haciéndolo desde diferentes ópticas, pero renunciando simplemente a describir, deseando actuar desde adentro para criticar y proponer nuevas vías identitarias.

En el caso de Todas las Sangres (1964) la visión de Arguedas alcanza niveles incomparables: es toda la vida peruana metida en una sola historia, en la cual pueden conocerse los indios más pobres de Lahuaymarca, pero también los dueños de los consorcios internacionales; la belleza de un monte como el Apark’ora y las miserables barricadas de Lima; gozar la altisonancia de un huayno, o sufrir los mandatos inflexibles de los jueces. Todo cabe aquí, y todo existe en tanto se relaciona con lo otro, sin lo cual resulta imposible explicarlo. En opinión de Pedraza y Rodríguez, la novela es una:









A)Principales: 
•Don Bruno Aragón de Peralta: Gran hacendado, hijo de Don Andrés y dueño de La Providencia. Le entrega sus colonos a su hermano, al final queda preso por matar a otro hacendado, Lucas, y herir a Don Fermín. 
•Don Fermín Aragón de Peralta: Gran hacendado, hijo de Don Andrés y dueño de La Esmeralda. Logra descubrir un gran yacimiento de plata, pero la Whister and Bozart se lo quita, luego se dedicaría al mercado pesquero. 
•Demetrio Rendón Wilka: Indio muy hábil, administrador de La Providencia, al final se convierte en dueño de la hacienda, por encargo de Don Bruno hasta que su hijo crezca, un capitán lo fusila. 
•Hernán Cabrejos: Ingeniero agente de la Whister and Bozart, luego de trabajar para Don Fermín y arrebatarle su mina para su compañía, muere baleado por Asunta.
 
•El Zar: Presidente de la Whister and Bozart, al final logra quedarse con el gran yacimiento de plata de Don Fermín. 
•Doña Adelaida: Una de las personas más importantes del pueblo, presente en todas las reuniones con el alcalde. 
•Antonino: Criado de Don Andrés, luego de morir el hacendado, Fermín le da unas tierras hasta que se sacrifica haciendo explotar los buldózeres que aplanaban el pueblo. 
•Perico Bellido: Hijo del platero, apreciaba a Asunta, pero es despreciado, se entera de los planes de Hernán Cabrejos. 
•Don Adrián K´oto: Cabecilla de todos los indios de los Aragón de Peralta, y el líder de todas las reuniones con los colonos. 
•Acisclo Bellido: El platero más conocido, arregla la pistola de Don Fermín, al final muere baleado cuando llegan al pueblo el juez y el subprefecto. 
•Ricardo de La Torre y Condemarín: Es el alcalde de San Pedro. 
•Fabricio “El Gálico”: Personaje revolucionario en el pueblo, se suicida luego de golpear a su esposa.
 
•Nemecio Carhuamayo: Primer mandón en la hacienda La Providencia, padre de El Gálico. Al final cuando Demetrio se convierte en dueño de la hacienda lo encarcela por traicionero. 
•Matilde: Esposa de Don Fermín, no le gustaba la vida en la sierra y luego se va a vivir a Lima. 
•Gregorio: Criado de Cabrejos, se suicida con una gran explosión en la mina como parte del plan de Cabrejos. 
•Don Cisneros: Gran hacendado “Come Indios”, le compra su hacienda a Aquiles, es azotado desnudo por el alcalde y Don Bruno. Al final los indios lo expulsan desnudo de su propia hacienda Parquiña. 
•Aquiles Monteagudo y Canceval: Joven hacendado el cual vende su hacienda a Don Cisneros.
 
•Vicenta: Mestiza que sería la mujer de Don Bruno y esperaba al heredero de éste. Al final se va con su hijo para protegerse y volver cuando ya pueda administrar La Providencia. 
•Don Lucas Ramón de Mazuelos: Gran hacendado que participa en el juicio contra Don Bruno en el incidente con Cisneros. Al final es asesinado por Don Bruno. 
•Llerena: Es el subprefecto el cual va con el juez a San Pedro para cumplir el nuevo decreto. 
•Velasco: Ingeniero socio de Cabrejos, se queda a cargo de la mina luego de la muerte de Hernán. 
•Jorge Hidalgo: Ingeniero socio de Cabrejos. Renuncia luego de ver a Asunta, consigue trabajo con Don Fermín. Al final es acusado de originar la rebelión en La Parquiña. 
•Gertrudis: Criada de Doña Rosario. 
•Camargo: Ingeniero en la mina. 
•Froilán Gallegos: Teniente Alcalde de San Pedro. 
•Federico Olivas: Participa en la primera reunión con Adrián K´oto y Don Bruno, azota a Carhuamayo por órdenes del hacendado, pero Bruno lo castiga por azotarlo. 
•Doña Guadalupe Brañes: Esposa de El Gálico. 
•Policarpio Coello: Segundo mandón de La Providencia, al final es encarcelado junto a Carhuamayo por órdenes del nuevo dueño de la hacienda Demetrio por ser unos traidores.
 
•Jerónimo Pedraza: Criado que trabajaba en la residencia de la mina, ve como matan a Cabrejos y le cuenta a todo el pueblo. 
•Facunda: Sirvienta de Don Bruno. 
•Felisa: Mestiza amante de Don Bruno, ésta quería matar a Vicenta, pero Bruno le dispara y la mata. 
•Pedro Alfaro: Administrador de la hacienda de Don Lucas, al final mientras discute con el hacendado aparece Don Bruno, y éste lo obliga a Don Lucas para que le pague a su administrador. 
•Benigno: Preso charanguista acompañante de Don Bruno en la cárcel. 
•Telmo Figueroa: Administrador de la hacienda de Don Cisneros.
 






La gran propuesta arguediana que se trasluce en esta novela es la siguiente: la cultura indígena no debe ser destruida, conjuntamente con alguna u otra forma de modernización que asimile. El pensamiento mítico es válido, también, para desarrollar una mentalidad revolucionaria que proyecte un futuro de bienestar y libertad. El ideal de nación es el de un Perú diverso, multiétnico, multicultural y plurilingüe.
Diversos analistas sociológicos coinciden en que hasta el momento no existe una nación peruana ni un proyecto nacional; puede decirse que hay varios núcleos nacionales, pero no ubicables geográficamente. En el mundo académico del Perú, hay una cosmovisión occidental, fuertemente refutada y contrahecha por la realidad social histórica actual.


•-Voy a ir a la pampa contigo. Hago cerco grande… (HIPÉRBATON). 
•… en mi corazón, tu encanto y tus alas, conviértelas en sangre (METÁFORA). 
•Más de cien bocaminas, con su lengua de escoria tendida en las faldas de las montañas, estaban aún abiertas, pero abandonadas, ocultas por el monte (METÁFORA).
 
•-¡Pueblo viejo! No destruirlo, hacerlo trabajar para mí. Resucitarlo para mí- (HIPÉRBATON). 
•-Te lo confiesa ahora porque veo que has destripado al caballerito ingeniero-. (HIPÉRBOLE). 
•La sangre siente abrigo, como un sueño dulce en el fondo de estas quebradas. (SIMIL). 
•-Don Cisneros a inocente mete al cepo, su boca es como de víbora- (SIMIL). 
•Indios de Paraybamba, indios de Parquiña, de todos hacienda, de todos comunidad (ANÁFORA). 
•Matilde lo abrazó y saludó a los jóvenes. De veras, sus ojos color de piedra alaymosca acariciaban con hondura (METÁFORA) 
•-Usted Anatolio tiene… tiene la voz de las campanitas de San Pedro (METÁFORA). 
•Los mozos como cabras se levantan bailando, como moñicos se tuercen (SIMIL). 
•Algunas ramas se derramaban como lágrimas hasta tocar el suelo (SIMIL). 
•… tan triste que llegaba a convertirse en vivificante, en hielo ardiente (ANTITESIS). 
•… el eucalipto gigante de los Brañes se balanceaba algo con el viento, sonaba profundamente como un río lejano (SIMIL).